IGUALADAD ¿Y FEMINISMO?

Lo que expondré a continuación no es políticamente correcto y está fuera de la corriente hacia dónde nos llevan los medios de comunicación y la sociedad, sin embargo, he visto necesario exponer unas breves líneas para tratar la IGUALDAD entre hombres y mujeres desde el punto de vista que me ha ofrecido mi profesión.

El tema es el siguiente, las mujeres nos llenamos de propósitos pro mujeres, lazos morados, carreras de la mujer, manifestaciones… y un largo etcétera, sin embargo, cuando se trata de formar una familia, del trabajo, de jornadas laborales o de incluso las rupturas de pareja, veo como hay todavía muchas mujeres que, entonces, desean esa discriminación positiva hacia ellas. Me explico:

Por ejemplo en el tema de igualar la baja de maternidad y la de paternidad que permitirá que los hombres puedan formar parte activa en los primeros meses de vida del bebé y facilitará que no se creen roles que después influirían en el reparto de tareas del hogar y cuidados del bebé. A la vez, permitirá que la mujer tenga más futuro en su profesión y ascendencia laboral.

Otro ejemplo es que todavía a día de hoy me encuentro con mujeres que, cuando se trata de ser madres, se creen con más derecho que el hombre para tener una baja más larga por el mero hecho de que “yo he parido”, o aquellas que cuando se produce una ruptura sentimental y sin un argumento sólido, quieren la guarda exclusiva de los hijos “porque soy su madre” o “porque siempre me he encargado yo” y el uso del domicilio por cuestiones meramente egoístas, económicas y de comodidad, pero en cualquier caso “se aprovechan” de su condición de mujer.

En resumen, que hay mujeres que se ponen el lazo morado de cara a la sociedad pero, cuando debemos demostrar que somos mujeres no lo hacen. La igualdad empieza por nosotras, la igualdad empieza en nuestras casas, en nuestros trabajos y en las decisiones que tomamos en nuestras vidas.