VIOLENCIA DOMÉSTICA Y DE GÉNERO (Parte 2)

Es muy importante que la víctima sea consciente de lo que está ocurriendo y de la necesidad de cesar con esa situación de violencia, aunque ésta no sea física.

Existen métodos para proteger a la mujer, organismos que velan por su seguridad, y una infinidad de asociaciones que les brindan apoyo psicológico y fuerzas para seguir adelante.

Lo más importante es DENUNCIAR. En el momento que la víctima sufre malos tratos debe acudir inmediatamente a los Mossos d’Esquadra e interponer una denuncia contra el agresor, de esta manera se inicia un procedimiento judicial que velará por la integridad de la víctima.

La Ley de Enjuiciamiento Criminal prevé un procedimiento para el enjuiciamiento rápido de determinados delitos (artículo 795 LECrim). En dicho procedimiento cobra vital importancia la policía judicial, quien debe realizar  cuantas gestiones sean necesarias para recabar toda la información que sea posible en relación a la agresión (realizar el atestado; incorporar el informe del médico que asistió a la víctima para valorar los daños; citar o detener –en su caso- al supuesto agresor para acudir al Juzgado de guardia; citar a los testigos… etc).

El Juzgado de Violencia Sobre la Mujer, tras recibir el atestado policial junto con las pruebas, incoará, si procede, diligencias urgentes recabando los antecedentes penales del imputado, consiguiendo informes periciales si no los tuviera, tomando declaración al agresor, testigos y víctima… etc. Según el artículo 797 bis de la LECrim, todas estas diligencias deberán practicarse durante la Guardia del Juzgado.

Tras practicar todas las diligencias, el Juez dictará una resolución con alguno de estos contenidos:

1º.- En el caso de que considere suficientes las diligencias practicadas, dictará Auto ordenando seguir el procedimiento dando paso al juicio oral.

2º.- Si considera insuficientes las diligencias practicadas, se proseguirá el procedimiento por el proceso ordinario de Diligencias Previas del Procedimiento Abreviado. Señalando qué diligencias es necesario practicar antes de celebrar el juicio oral.

En todo caso el Juez deberá pronunciarse en este acto sobre qué medidas cautelares (orden de protección, alejamiento…) cabe imponer.

Todas las diligencias y resoluciones deberán ser practicadas y dictadas durante el servicio de Guardia del Juzgado.

En el caso de que el Juez acuerde seguir el primer camino, por entender que las diligencias practicadas son suficientes, deberá dictar Auto en ese momento acordando la apertura del Juicio Oral y, tras diversos trámites procesales, el Letrado de la Administración de Justicia es quien hará el Señalamiento para la celebración del susodicho juicio oral, ajustándose a lo prevenido en el artículo 785.2 de la Ley de enjuiciamiento Criminal.

En esta síntesis simplemente abordamos un asunto con carácter general, en caso de encontrarse ante una situación similar, se deberá acudir a un profesional para que pueda valorar el caso concreto y adoptar una solución específica a dicho problema.

Estaremos encantados de ayudarle.